Las 8 lecciones más importantes que aprendí viajando en moto

 

Viajar es sobre todas las cosas una experiencia educativa. Al alejarse del confort de los circuitos turísticos, uno compra su libertad y con ella, experiencias inolvidables. Cada viaje es diferente y ofrece un sinfín de oportunidades para aprender lecciones que no podrías aprender de otra manera. A continuación: las lecciones más valiosas que aprendí viajando en moto.

 

8. Viaja ligero. Antes de salir de viaje puse sobre mi cama todo lo que quería llevar en el viaje. De todo eso, empaqué menos de la mitad y ni siquiera lo usé todo. Al llevar menos bienes materiales te vuelves menos dependiente de tus pertenencias y eso te abre muchas puertas. Es mucho mejor lavar tu poca ropa con mayor frecuencia que cargar una enorme y pesada mochila a todas partes. Si estás en duda acerca de llevar algo o no, lo más probable es que no lo necesites. En el peor de los casos, puedes ir comprando o desechando cosas en el camino para mantenerte ligero y sin ataduras.

Ese bulto verde es lo único que necesité durante 3 meses.

7. Sé creativo. Tu cerebro es la herramienta más valiosa que puedes llevar en un travesía. Al tener menos pertenencias contigo cuando viajas, las funciones de cada una de ellas se multiplica. ¿No llevaste sombrero? Tu camisa la puedes usar como turbante. ¿Se te olvidó el martillo para clavar las estacas de tu carpa? Invoca a tus ancestros y usa una piedra. Tu celular es también una linterna y un despertador, y si tienes un Nokia viejo, también lo puedes usar para clavar las estacas de tu carpa. A veces puedes llegar a sorprenderte a ti mismo con las soluciones que se te ocurran con un poco de imaginación. ¿Te quedaste sin papel higiénico? Agarra el calzoncillo que menos te guste y despídete de él… lo que me lleva al siguiente punto:

6. Siempre lleva papel higiénico. Esto es básico. Si estás haciendo un recorrido largo con destinos inciertos, nunca sabes dónde puedes terminar. Ya sea un bosque, un desierto, o hasta un hospedaje que no incluya nada, un rollo de papel higiénico puede ser la gran diferencia entre una acampada placentera y el estrés de adivinar cuáles de las hojas de tu entorno no son venenosas. Tip: Un rollo de PH puede ocupar bastante espacio en una mochila. Para aprovechar cada centímetro cúbico de tu equipaje deshazte del tubo de cartón del centro. Digamos que esa parte es bastante incómoda y poco efectiva en cuanto a limpieza se refiere.

5. Aprende a cuidarte. Viajar fuera de las rutas comunes trae consigo un riesgo adicional. Estar alejado de la civilización puede significar que no haya ayuda médica inmediata. Siempre es bueno llevar antibióticos y alcohol o un pequeño kit de emergencia y saber para qué sirve cada cosa. Yo llevé uno y lo usé en repetidas ocasiones. Ya sean las vendas y el alcohol para tratar heridas, sales rehidratantes durante una etapa de “males estomacales”, y pastillas de carbón para poder seguir viajando sin tener que buscar un baño cada 20 minutos. En caso no puedas tratarte después de un accidente, es importante que otros sepan cómo hacerlo. Por eso es recomendable llevar una tarjeta o placa con información médica como alergias, grupo sanguíneo y contactos de emergencia. Yo llevaba la mía alrededor del cuello en todo momento. Felizmente, nunca tuve que usarla.

Los accidentes pasan. Hay que estar preparado.

4. Piérdete. Los destinos no son importantes. El camino hacia ellos es importante. Viajar no se trata de tachar lugares de una lista sino la forma en la que llegas a ellos. Las aventuras reales ocurren en el camino, no en los destinos, que en realidad son las excusas para viajar. Viajar sin un plan fijo te da la libertad de cambiar todo y exponerte a nuevas experiencias. Estar dispuesto a detenerte y explorar algo que encontraste en el camino te permite conocer lugares y personas de los que jamás te habrías enterado. Gracias a ello pude acampar en medio de Tierra del Fuego y en Torres del Paine, pude recorrer el desolado Chaco paraguayo, y sobre todo pude conocer a personas y realidades completamente diferentes.

 

3. Conversa con los lugareños. No alcanzan las palabras para describir lo mucho que se puede aprender de un lugar simplemente conversando con una persona que vive ahí. Las experiencias, puntos de vista, costumbres, y forma de vivir en general se transmiten de una manera inigualable. Al fin de cuentas todas las personas de este planeta somos iguales. Todos tenemos los mismos anhelos, las mismas preocupaciones, los mismos sentimientos. La diferencia está en cómo lo enfrentamos o expresamos. El intercambio cultural podría enseñarte algo útil.

Al viajar, nos convertimos en embajadores de nuestros países y en especial si estás en una zona poco turística, la impresión que se lleven de ti puede convertirse en la generalización que ahí se mantenga de tus compatriotas. Yo descubrí, lastimosamente, que en una zona rural del norte de Bolivia no tienen un concepto muy halagador de mis compatriotas peruanos. Si vas a ser un Embajador, compórtate como uno.

2. Confía en los extraños. Esto va en contra de todo lo que nos han repetido nuestras madres desde que éramos pequeños. Hay dos teorías al respecto de la naturaleza de las personas. Por un lado, hay quienes argumentan que los seres humanos somos inherentemente malvados, y por otro lado que somos inherentemente buenos. Yo me apego más a la segunda posición y mi experiencia no hace más que confirmarlo. Casi toda la gente con la que me crucé en el viaje no solo me mostró interés y amabilidad sino que hasta deseos de ayudar cuando estaba en aprietos. En Chile, dos camioneros arriesgaron su trabajo sacarme de una situación complicada. En Brasil me ofrecieron hospedaje y alimento sin que yo lo pida cuando me quedé varado por dos días. Si realmente estás en problemas, vale más confiar en un extraño que te pueda auxiliar que desconfiar del mundo y sufrir en soledad.

La bondad de los extraños en Chile... ... y en Brasil.

Vale mencionar que esta última lección viene con su advertencia: Ciudades. Hay algo acerca de las ciudades que endurece a sus habitantes y los vuelve más distantes de sus prójimos. Tampoco es justo decir que cuando estén en una ciudad, desconfíen de todos, pero es cierto que hay que tener más cuidado que en zonas rurales.

1. Arriésgate a probar algo nuevo. La decisión de alistar maletas y partir en mi moto fue una de las decisiones más importantes que he tomado en mi vida y nunca me arrepentiré de haberlo hecho. El salir de la rutina y exponerte a nuevas experiencias alimenta enormemente al alma. Te obliga a enfrentar a la adversidad, a lo desconocido y a través de ello uno se vuelve más fuerte y aprende que es capaz de grandes cosas. Puede ser algo tan simple como probar un plato nuevo o tan grande como navegar alrededor del mundo. Por más que la experiencia llegue a ser negativa, habrás aprendido algo nuevo y crecido como ser humano y eso no tiene precio.

Bahía Lapataia, Ushuaia - Lugares como éste valen la pena arriesgarse.

 

¿Cuáles son las lecciones más importantes que Uds. han aprendido al estar de viaje? Compartan en los comentarios.

Published by

luis tenorio

Luis es un ingeniero en eterna búsqueda de aventura. Actualmente se pasa la vida viajando por el mundo y escribiendo relatos y código fuente. Es el creador de Cartas del Mundo y Vuelta Sudamericana y el director informático de The Glutton's Digest.

11 thoughts on “Las 8 lecciones más importantes que aprendí viajando en moto”

  1. Fue un viaje a México , Julio – Agosto 2011
    Y las lecciones que aprendi fue :
    -Ser mas solidario y compartir , hasta lo mas pequeño.
    -Siempre sonrreir y buscarle lo bueno a lo malo.
    -Aprender de los errores y nunca arrepentirse de lo echo.
    -Sentir la libertad y tener al mundo como un lugar pequeño y gigante en variedad, hay tantas cosas por conocer, tantas personas, cada lugar tiene una parte de mi… desde la terraza donde fumaba unos cigarros con mi compañera, hasta el ultimo paso antes de subir al avión de vuelta a mi Perú.

  2. Luis; siempre he tratado de viajar y por las rutas que tus haz realizado, lo que me siempre me ha traido temor es el viajar a lugares (otros paises) solo, el temor me gustaria que me brindes información ya que quiero seguir tu ejemplo.

    Saludos

    Piero Olivari
    Desde Perú

    1. Desde luego, Piero. También te recomiendo que revises los comentarios en varias de las entradas, sobre todo las de Tacna, Iquique, y Brasil ya que ahí hay bastante información adicional.
      Saludos.

  3. Estimado:

    Admirable, muy pocas personas se atreven a hacer lo que realmente les apasiona. Soy de Chile, Concepción, y estoy apunto de adquirir la misma moto de tu viaje, con el fin de recorre el sur de mi pais. La recomiendas??

    1. La recomiendo! Eso sí, antes de partir asegúrate de conseguir una buena cadena y neumáticos de calidad. Los que vienen de fábrica no son recomendables para una travesía larga. Muchos éxitos recorriendo el sur de Chile. Dada la oportunidad, me encantaría regresar para visitar esa zona también.

  4. muy bueno tu blog a mi tambien me encantan las motocicleta y mi sueño es hacer lo que tu viajar en motocicleta sin limites, actualmente solo tengo una dax pero el proximo año espero comprarme una con la que pueda ya comenzar a viajar. saludos y sigue adelante

  5. Hola hermano peruano, si algun dia regresas por Argentina, vente a Tucumán, lo poco que tengo estará a tu disposición. Sabes? ya tengo 60 abriles y estoy pensando comprar una hard wind 200 para de cuando en vez salirme a andar por ahi…no puedo alejarme mucho por cuestiones familiares tengo una mamá anciana de 90 añitos que depende de mi al igual que paso con los ultimos años de mi padre, que va hacer, soy hijo único y es mi obligación, pero bueno la ilusión esta latente…te mando Un cordial abrazo y si queres dejarme algun comentario en: pabemac@gmail.com seran bienvenidos…Saludos

  6. Excelentes relatos, soy colombiano y tambien tengo pensado conocer el continente de esa manera, tengo tambien una um renegade y pues espero comenzar este año de algna forma, si qlguna ves vienes a colombia, puedes contar con nosotros…. saludos y me alegra que esa moto aguante viajes y aventuras tan largas porque tengo la misma…

  7. Hola Luis, primero agradecerte por compartir tu travesia por sudamérica con todos.Tengo planeado hacer un viaje parecido al tuyo, pero me inquieta una duda respecto a los seguros(SOAT) que supongo deben haber en cada pais(Chile,argentina,Brasil,Bolivia,Paraguay);quisiera nos des algún alcance acerca de este tema. Saludos.

    1. Hola Yeff,
      En Chile no tuve problemas de entrar con el SOAT peruano para la moto, sin embargo en Argentina sí te piden que adquieras un seguro para ingresar al país. Camino a la frontera entre Santiago y Mendoza vas a encontrar varios puestitos que te venden el seguro. Todos te tratan de convencer que es el último lugar donde lo puedes conseguir pero también tengo entendido que lo puedes comprar en el mismo control fronterizo. El costo no lo recuerdo. Cuando ingresé a Argentina no me lo pidieron pero sí me detuvieron una vez y el policía lo solicitó.

      Espero que esto te ayude.
      Saludos,
      Luis

Comments are closed.